Ir al contenido principal

¿Qué necesitas para ser una buena actriz?

Esta pregunta es lógica cuando una sueña con dedicarse profesionalmente a la interpretación, pero la respuesta no es tan sencilla. Los atributos para ser una buena actriz no siempre son los mismos para todas las personas, puesto que cada una de ellas puede representar una misma situación de maneras bien distintas, y echar mano de esta u otra habilidad para hacerlo. Hay actrices dotadas para el drama, otras para la comedia, y otras, las más afortunadas, capaces de dar tanta veracidad a una como a otra. En verdad, el tener facilidad para la actuación es algo así como una lotería: te toca o no te toca.

Pero tampoco sería justo decir que una carrera cinematográfica puede cimentarse solamente en el azar. Lo primero, tener aptitudes naturales, sería lo ideal; pero a partir de ahí, no basta con eso si se quiere ser una buena actriz, y no encasillarse en un tipo de papeles que a la larga pueden no dar tanta satisfacción como se quería. Por eso, es muy importante la preparación:  recibir clases de actuación es clave para desarrollar las dotes para la actuación, y lo mejor es que poco importa la edad que tengas, porque aprender nunca está de más, aunque sea un tópico.

Una de las principales dudas que asaltan a muchas actrices al comienzo, y que crean confusión dicho sea de paso, es si se dedicarán al cine o al teatro. En realidad, no existe tal diferencia en lo concerniente a las técnicas de actuación; sólo la presencia de público o del equipo técnico  puede plantear algún cambio, pero en lo que respecta a lo que se transmite como actriz es lo mismo en ambas situaciones.

Y una vez que se tienen aptitudes naturales, preparación adquirida y muchas ganas de trabajar en el cine, ¿qué es lo que queda? Pues irónicamente, volvemos a depender mucho de la suerte, a la par que la perseverancia. Preséntate a castings, haz pruebas para televisión, date a conocer entre la gente adecuada, graba tus propios videos amateur... Toda publicidad será poca, y si te acompaña la fortuna, estarás muy cerca de conseguir tu objetivo. Y si no...


Si no, y aunque esté mal que os diga esto, no estaría mal prepararse para alguna otra cosa, que no sólo sirva para tu supervivencia económica, sino que te haga sentir valorado y útil si por casualidad vuestro sueño de ser actriz no se cumple.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Si te gusta el cine, no te cierres las puertas

Desde siempre, eso de dedicarse a la actuación ha sido como uno de esos sueños que se tienen de niño, pero que una vez que creces vas desechando porque ni lo crees posible, ni crees que tengas aptitudes, ni crees que se presente nunca la oportunidad. De hecho, la gran mayoría de actores cuentan que han llegado a la cima casi por casualidad, que la oportunidad se les presentó de pronto casi sin darse cuenta, y que a pesar de haber trabajado incesantemente para conseguirlo, sólo la suerte acabó llamando a su puerta. Sin embargo, con trabajo y perseverancia, se puede hacer carrera como actriz. Hacen falta principalmente dos cosas: preparación continúa, y no cerrar la puerta a ninguna oportunidad. ¿A ninguna? Sí chicas, a ninguna: porque ser actriz porno, también es una opción. Muchas mujeres no contemplan la pornografía cuando quieren hacer carrera en el cine, de hecho son muchas las que se resisten incluso a hacer desnudos; lo consideran un trabajo de baja categoría, un simple mercadeo…

Apostando por la tendencia de los videos caseros

Enlazando con el post anterior, donde dábamos la idea de una salida profesional en el mundo del cine X, quizá no indagamos lo suficiente en otra de sus vertientes: el porno amateur. Puede que no parezca que sea muy profesional, precisamente por la etiqueta de "amateur", pero como ya dijimos antes, se necesitan más aptitudes de las que puedan parecer en un principio, y no cualquiera puede dedicarse a este tipo de cine, aunque pueda parecer lo contrario.

Si  hay algo que verdaderamente tiene que estar agradecido a la irrupción de Internet en las vidas del común de los mortales, eso es sin duda el porno. Cuando parecía que esta industria estaba en serios problemas, dado el bajón que había dado el cine para adultos, el cierre de salas y la lenta pero imparable caída de los videoclubs, y ya parecía que los aficionados a la pornografía íbamos a tener que conformarnos con las clásicas revistas verdes o recurrir a otros medios  que significaban soltar dinero, la red de redes nos sol…